fbpx

A continuación os compartimos el articulo sobre el cambio climático que han realizado los alumnos de 4º de la ESO después de su visita al Parc del Guinardó.

¿Quien no ha tirado en alguna ocasión un plástico en el suelo? La contaminación está llegando a unos límites insostenibles y la gente no sólo ignora el cambio climático, sino que contamina aún más. Sólo hace falta adentrarse en el bosque o en un parque cualquiera y fijarse.

Muchos pueden pensar que ensuciar un poco o tirar un envoltorio pequeño en el suelo, no provocará el deshielo de los polos o los incendios que hay cada verano y que cada vez son más habituales. Pero, como dice el dicho, poco a poco se llena el fregadero. Si siete mil millones de personas tiraran un plástico en el suelo cada día, en menos de un año se encontrarían viviendo sobre plástico y basura.

Este agosto, la ONU determinó que los millones de microplásticos que hay en el agua que bebemos no son un riesgo para la salud, por el momento. Lo que nos demuestra que no sólo estamos exterminando otras especies con el plástico, sino que nos lo bebemos y nos lo comemos cada día.

En 2015 se produjeron 320 millones de toneladas de microplásticos, muchas de las cuales son ingeridas por 220 especies diferentes, entre ellas, el marisco y el pescado.

Una muestra de agua recogida en Hawai, que muestra cuánto entrelazado están los microplásticos con la vida de los animales marítimos.

La cantidad de plásticos que se utiliza en los supermercados o el hecho de que nuestra ropa sea mayoritariamente de plástico demuestra que nuestro consumismo en exceso es el peor para el medio ambiente. Los bosques tienen más plásticos que árboles. Y ya no hablemos de los parques que, como mínimo, tienen servicio de limpieza. El bosque, en cambio, es nuestro pulmón y de limpieza no tiene.

Tomamos conciencia de la contaminación.

Hace poco experimentamos de primera mano la cantidad de basura que hay en parques de Barcelona, ​​conseguimos recoger y llenar una bolsa, orgánica, ¡cada uno de nosotros! ¡¡Y éramos sesenta!! Los residuos fueron clasificados y luego los tiramos en unos contenedores que había cerca. Todo ello nos hizo tomar conciencia del ritmo capitalista que consiste, básicamente, en consumir y tirar. Un sistema absurdo si queremos salvar este planeta. 

¿Puedes pensar en un objeto de uso diario cuya fabricación no haya comportado contaminar el medio ambiente? Es posible que penséis que la electricidad no contamina directamente, pero la gran mayoría de esta se genera quemando combustible que expulsa gases contaminantes… Tantas cosas…

¿Qué solución hay?

En resumen, la solución está en nuestras manos. Deberíamos intentar contaminar menos todos juntos y, tal vez, conseguiríamos ralentizar el cambio climático. Sin embargo, la solución vendrá dada por la reducción de la contaminación de las grandes industrias y el aumento en las inversiones en nuevas tecnologías verdes que, además, ayudarán a combatir la crisis climática.

Alumnos de 4º de la ESO

Marina Benach, Marc Bramon, Marina Ramírez i Pau Rodriguez.


×

Powered by WhatsApp Chat

× T'ajudem?