Cuando empecé a trabajar como profesora en Monlau lo primero que me llamó la atención fue el método de enseñanza.  Las eternas clases magistrales habían sido sustituidas por clases prácticas, muchas de ellas multidisciplinares, en las que los alumnos aprendían a la vez que trabajaban en profundidad sobre el temario. Por eso cuando me dijeron que iba a impartir la asignatura de Marketing Turístico en el CFGS de Gestión de Alojamientos Turísticos, tuve claro que iba a hacer que mis alumnos trabajaran con todas las herramientas disponibles a su alcance para sacar el máximo partido a la asignatura.

Dentro de esta forma de “trabajar sobre el terreno” que en este ciclo en concreto se materializa en salidas a conocer hoteles, visitas a ferias de turismo, clases prácticas en las que aprenden desde a hacer check-ins, organizar eventos… (¡todo es necesario en un hotel!), la clase de 2º de GAT (es como les llamamos) hizo hace unos meses una salida de 3 días a Lloret de Mar.

Antes de emprender el viaje, los diferentes profesores del ciclo les pusimos como tarea actividades prácticas, relacionadas con el temario que estábamos dando en ese momento. De ese modo, tuvieron que entrevistarse con el director del hotel, con la gobernanta, grabar vídeos sobre el hotel y el destino en inglés y alemán… y por mi parte, les encargué una tarea que sabía de antemano que iban a disfrutar mientras sacaban punta a su creatividad… y es que… ¿Cuántos veinteañeros hoy en día no tienen una cuenta en Instagram? Alguna rara avis habrá por ahí…

En Marketing Turístico aprenden a usar las Redes Sociales como herramienta de promoción para un hotel y/o un destino turístico. ¿Qué tipo de contenido tienen que subir? ¿A quién va dirigida esa publicación?  ¿Tienen que usar algún hashtag? ¿Qué tipo de texto tienen que escribir? ¿Cómo transmitir la “experiencia” de estar en ese lugar solo con ver una foto? La experiencia es lo que buscamos todos cuando viajamos. Una experiencia única e inolvidable. Transmitamos a través de las Redes Sociales lo que le espera al cliente cuando venga a alojarse a nuestro destino, o a pernoctar en nuestro alojamiento.

Para ello, antes del viaje cada alumno se creó una cuenta en Instagram, diferente a la suya personal (hay que tener siempre en cuenta la marca personal), para usar en clase a lo largo de todo el curso. Pensamos entre todos varios hashtags que identificaran tanto a la clase como a la asignatura… y al llegar al destino solo tuvieron que sacar a relucir su lado más creativo.

¿El resultado? Aquí van unas cuantas muestras,

¿Y tú? ¿Te animas a estudiar Turismo con nosotros?

Mónica Castelao

Profesora del Ciclo Superior de Gestión de Alojamientos Turísticos