En Monlau en el ciclo superior de marketing y publicidad trabajamos con las mesas en forma de T.

Principalmente la idea es que esta forma de trabajar promueva el trabajo en equipo y el trabajo cooperativo, es una manera para que los alumnos tengan facilidad a la hora de compartir información.

Actualmente tenemos 60 alumnos divididos en dos aulas de 30 alumnos, en cada aula encontramos 8 espacios en forma de T para poder trabajar en grupo.

La idea es que compartir pantallas, contenido y girarlas mejore el rendimiento de los alumnos.

Por ejemplo: Actualmente estamos trabajando proyectos de Branding y redes sociales donde los alumnos deben de aprender a compartir ideas y metodologías, colores y herramientas, con esta metodología fomentamos la forma de entender que no todos pensamos igual, pero si que todas las ideas, por descabelladas que parezcan, son válidas. Si no permitimos esto en creatividad, si bloqueamos esta manera de entender no podemos animar a nuestros alumnos a tener una mente abierta. Desde el punto de vista de los profesores del área de marketing y publicidad creemos que las mejores ideas salen de las mentes más creativas, y no queremos limitar a nuestros alumnos si no motivarlos a que mañana crezcan como profesionales creativos y sin límites, jóvenes con ganas de entender el mundo en el que vivimos.

Cada persona crea un recorrido durante su vida, un recorrido que lo hace diferente, un camino marcado por las decisiones que tomamos, seguro que ninguno de nosotros ha hecho el mismo camino para llegar a donde estamos hoy, por eso hacer que los alumnos compartan sus ideas en pequeños grupos de personas diferentes hace que su futuro sea mejor, trabajando siempre con respeto e inclusión en el aula. 

Durante el inicio del curso, los alumnos quedan muy impactados al ver cómo se encuentran situados en clase, y hasta el primer mes no acaban de entender la finalidad de trabajar de esta manera, pero es cierto que al final del primer trimestre comprenden que el cambio de posición fomenta el rendimiento, actualmente pedagógicamente hablando estamos acostumbrados a un aula clásica donde los alumnos se sientan separados en pupitres o como mucho en parejas, en Monlau hace mucho tiempo tratamos que intentamos cambiar estas cosas, ¿porque cómo podemos aplicar nuevas metodologías si no somos capaces de cambiar la forma de distribuirnos en el aula? Es importante ser capaces de cambiar el entorno para poder adaptarse a las nuevas metodologías de trabajo.

Clara Martínez

Profesora del Ciclo Superior de Marketing y Publicidad