No pongo en duda que el mundo del marketing y la empresa requiere cada vez más de rigor y medición, pero no debemos olvidarnos el entusiasmo y la creatividad. Y precisamente, de esto vamos a hablar en esta ocasión de CREATIVIDAD, elemento de éxito indispensable para una buena campaña de marketing o una idea innovadora en el mundo empresarial.

Hay múltiples definiciones y sinónimos: pensamiento original y divergente, imaginación constructiva, etc. Pero me quedo con la idea implícita de generar, crear y aportar novedades, y puedo afirmar que la creatividad está presente en prácticamente todas las actividades del marketing. Sin creatividad una empresa no podría innovar, y sin innovación la empresa no podría mejorar ni evolucionar.

Desarrollar un nuevo producto, encontrar un nuevo canal para llegar a nuestros clientes, hallar una forma de promocionar nuestra empresa, todas son actividades que requieren grandes dosis de creatividad. Y lo cierto es que no es fácil, vivimos en la era del “más original”, del “más impactante”, no es tarea sencilla lograr no pasar desapercibido. Quizás hace falta ser extravagante para triunfar en este sector, aunque personalmente creo que la diferencia la marcan los pequeños detalles, algo peculiar que consiga “llegar” a nuestro público objetivo. Puede parecer poco romántico, pero quizás NO todo vale en marketing, al fin y al cabo, no debemos olvidarnos de nuestro objetivo final: las ventas.

Precisamente en nuestro Ciclo de Marketing y Publicidad uno de los objetivos principales es despertar el lado creativo de nuestros alumnos. Empezamos sin poner límites, pero posteriormente, nuestros estudiantes aprenden a orientar la creatividad a resultados, una creatividad que permita transmitir un valor de marca diferencial, sugerente, empática y, sobre todo, que sea capaz de transformar la aceptación del público en rentabilidad. Al final, somos profesionales, ¿Verdad?

David Casanelles

Responsable del área de Empresa i Marketing